EspañolEnglishFrançaisDeutsch
Traductor Google

Creatividad social

David de Prado

El contexto en el que se inscribe este eje de trabajo, en adentra, es la búsqueda de una expansión de las posibilidades que conduce a la opción permanente de escoger. La creatividad a partir de aquí deja de estar asociada a la exclusividad, al privilegio o a la genialidad de unos cuántos. Pasa a ser algo consustancial al desarrollo y realización humana, que sitúa a la persona y a los grupos como entidades creadoras y creativas en contextos sociales  diferentes.

La creatividad social parte de la libertad y del amor en acción.  Entendemos la creatividad social como herramienta potencial de transformación, que no es exclusiva de unos cuántos, sino que se encuentra en cada persona y que espera poder ser descubierta, despertada y desarrollada. La mirada, al ser penetrada por la libertad, se convierte en mirada creadora.

 

 

La creatividad social se construye sobretodo en la calle, con la gente, y desde las prácticas cotidianas a partir de actividades que se van planteando de forma colectiva como estrategias desbloqueantes y que encuentran soluciones a las situaciones y problemas concretos. Esta actividad altera también la realidad, de la que comienzan a brotar posibilidades libres.

 

Así pues, promovamos la sabiduría social, es decir, las virtudes y valores que alimentan el desarrollo de las personas y los grupos con las que nos relacionamos, que nos llevan al ejercicio del compromiso y de la responsabilidad social a través de la creatividad social.

 

QUÉ ES:

La creatividad es fruto de la curiosidad y la capacidad de reinventarse cada día. Es la herramienta imprescindible en el arte de la innovación y de la imaginación constructiva para generar los cambios necesarios que nos conduzcan a un verdadero desarrollo humano. Crear es descubrir posibilidades, es la habilidad para resolver problemas y aprender.

Para adentra, la creatividad social es la herramienta que nos lleva a una búsqueda constante para explorar nuevas formas de hacer las cosas. Crear es inventar novedades eficientes para cualquier fin social que nos propongamos. La creatividad social es el motor sobre el que se basa la continuidad del proceso de concienciación social.

Fomentamos el espíritu creativo en nuestra organización como un signo de identidad, un estilo de ser que nos lleva a innovar, a generar cambios, a convertir nuestros sueños en realidad. Una innovación es algo diferente de lo que se ha hecho antes, pero eso no basta, debe de funcionar, ser apropiado, útil, significativo y producir un impacto social positivo que favorezca el desarrollo humano.

 

POR QUÉ

Las desigualdades han aumentado a pesar de los más de 50 años de acción de la cooperación internacional. Igualmente, la experiencia personal adquirida en diversas ONGs nos dice que los métodos habitualmente empleados para la sensibilización o concienciación de la sociedad no funcionan ni llegan a la gente. Las maneras de actuar y las formas en la que se transmiten los mensajes no consiguen despertar la curiosidad de la sociedad para transformarla. Como mucho, conseguimos que unos cuantos se rasquen los bolsillos y donen una cuota a la organización “x” o que tras una catástrofe o una gala televisiva navideña, la sociedad se vuelque con sus aportaciones económicas. Sin embargo, la participación social ejerciendo la  responsabilidad y el compromiso es todavía hoy una quimera.  Por todo ello, es necesario ir más allá de una caridad mal entendida que lo único que hace es mantener las estructuras que fomentan la desigualdad y la división.

Es tiempo de repensar la naturaleza de nuestra responsabilidad para con el planeta y con los/as demás. Los actos de altruismo creativo nos colocan en el centro de la vida, atrayéndonos hacia una relación íntima con los/as demás. La esperanza reside en que los individuos y pueblos del mundo se fortalezcan con este inevitable acercamiento y que de la diversidad surja una conciencia social elevada y una nueva justicia humana global.

 

PARA QUÉ

Como veíamos anteriormente, una de las máximas de nuestra organización es la frase de Einstein en la que afirma que no se pueden solucionar los problemas del mundo con la misma conciencia en la que fueron creados. Para ello, necesitamos de la creatividad social.

Así pues, la creatividad social en adentra nos permite desarrollar procesos creativos individuales y colectivos para crear nuevas maneras de llegar a la gente, para redefinir objetivos, acciones e indicadores de desarrollo humano, para crear actividades que fomenten los derechos, la responsabilidad y el compromiso de la sociedad, para revisar y redefinir conceptos establecidos limitantes, para reinventar nuevas formas de relacionarnos (socialmente, culturalmente, comercialmente, económicamente, políticamente), para redefinir nuevos estilos de vida, etc.  Y, en definitiva, para idear nuevas acciones eficientes que nos permitan cumplir nuestra misión basada en los valores definidos.

 

CÓMO

En el estudio sobre la creatividad social tratamos de observar, analizar y comprender los procesos de construcción y de transformación a nivel personal, pero también a nivel colectivo o social.  La innovación está en las características de las prácticas y tipos de experiencias, que no por el solo hecho de ser nuevas deben ser consideradas como creativas, sino porque aportan soluciones prácticas y transformaciones reales en el proceso de desarrollo humano.

Por eso, no debemos quedarnos con uno u otro  tipo de técnicas sino construir la adecuada a cada caso.

 

DÓNDE

La creatividad social en adentra es una herramienta o núcleo de trabajo transversal que parte del desarrollo interior y es aplicada al resto de áreas de trabajo. Todos los programas llevados a cabo utilizarán técnicas de creatividad social en todas sus fases (análisis, identificación, diseño, ejecución, seguimiento y evaluación).

 

CON QUIÉN

Utilizaremos la creatividad social tanto a nivel interno de la organización como a nivel externo, es decir, con nosotros/as mismos y con los demás, aplicando sus técnicas con las personas o grupos, movimientos sociales, entidades o empresas participantes directos e indirectos en los programas.

El pensamiento único dominante en nuestra sociedad, basado en el egoísmo y en el consumismo atroz, es una aberración del potencial humano. Nuestra época requiere un desarrollo del pensamiento creativo, frente a una situación de problemas crecientes y crecientemente complejos. De allí la necesidad de desarrollar habilidades para la solución creativa de problemas. La enseñanza de procesos, metodologías y soluciones creativas debiera gradualmente irse incorporando a los sistemas educativos. Necesitamos líderes en la liberación del potencial creativo de la gente, en todos los campos de la vida social y personal. El liderazgo creativo genera una interacción entre los miembros del grupo que mejora su habilidad para resolver problemas y alcanzar metas.

A la hora de transformar el mundo y a nosotros mismos/as necesitamos de la creatividad social, que nos lleva a reaccionar con nuevas propuestas de acción eficientes que nos conducen a la construcción de sistemas justos y equitativos, así como a un verdadero desarrollo humano. En definitiva, la creatividad social nos propone cómo llevar a cabo la actitud de servicio a la humanidad.