EspañolEnglishFrançaisDeutsch
Traductor Google

Crecimiento interior

espigas de trigo a contraluz (R. Legarda)
Normalmente, a lo largo de la historia, el ser humano ha deseado que el mundo en el que vive le permita incondicionalmente la realización de sus deseos materiales, siendo el principal responsable del agotamiento de los recursos del planeta y de un desarrollo insostenible.

Por otro lado, basamos nuestra existencia en una interminable lista de datos o roles como pueden ser nuestro nombre, familia, poder adquisitivo, posición social, trabajo, nacionalidad, lugar de residencia, etc, creando una continua dependencia hacia lo exterior e insatisfacción, descartando el mundo interior en el que realmente somos y donde se encuentra la verdadera y constante fuente de felicidad.

 

QUÉ ES:

En adentra, entendemos y experimentamos como crecimiento interior a la energía que sustenta la práctica para sentirse y hacer el bien, creando un modo de vida en el cual permanecemos despiertos y conscientes, manteniendo una motivación continua por ser más humanos.

 

POR QUÉ:

Porque cuando alguien comienza a despertar la grandeza de su interior, donde la paz, el amor y la generosidad empiezan a fluir, su calidad de vida es infinitamente mejor y la relación con su exterior tiene un encuentro mucho más auténtico, evitando o reduciendo los actos negativos que hacen daño al prójimo y, por tanto, a nosotros/as mismos/as.

 

PARA QUÉ

En adentra, sentimos profundamente que para la construcción de una sociedad pacífica es imprescindible que el ser humano vaya despertando sus potenciales internos, valores y principios. Una conciencia ordinaria es presa incesante de las influencias exteriores, actualmente basadas en el egoísmo y la competitividad, que conducen irremediablemente  a una continua insatisfacción.

Del mismo modo que para sembrar una semilla, la tierra ha de estar preparada y acondicionada, el ser humano debe también estar preparado para aprovechar las herramientas que la vida ofrece, a través de diversas situaciones, con el fin de florecer nuestras cualidades y capacidades internas. Una respuesta responsable, generosa y comprensiva dependerá de nuestra evolución y desarrollo interior, haciendo frente a nuestras actitudes negativas con intrepidez y generando alternativas más positivas de forma continua.

 

CÓMO

Partiendo del entendimiento de que el fortalecimiento interior es un ingrediente clave para reestablecer nuestro equilibrio, potenciar nuestra integridad y ejercitar nuestra libertad de elección, es esencial reafirmarnos en que tenemos la capacidad de elegir lo que pensamos.

Normalmente, nuestra mente genera un continuo flujo de pensamientos, tanto positivos como negativos, de los cuales surgen las palabras y las acciones. Ser conscientes de poder elegir cual de estos pensamientos desencadena en una acción más humana y más enriquecedora, tanto para uno/a mismo/a como para la humanidad, es un primer paso para el desarrollo de todos nuestros potenciales.

En adentra, el crecimiento interior es un núcleo de trabajo transversal al resto de ejes. También es fundamentalmente un eje de trabajo interno, fomentando prácticas internas entre los/as miembros de la organización, como base de todos los departamentos y de cualquier acción llevada a cabo.

En nuestra organización y a través de otras entidades colaboradoras, dedicadas al desarrollo del ser, se imparten cursos, conferencias, tertulias, encuentros, jornadas, etc, para que, desde una cercanía basada en la humildad y respetando el proceso de cada cual, la persona se brinde la posibilidad de crecer y experimentar su interior.

 

CUANDO

Según nuestra experiencia, vemos que por lo general el ser humano se permite cambios en su conciencia a través de experiencias que le afectan directamente, casi siempre negativas.

En adentra sentimos que no es necesario vivir malas experiencias para que se produzcan estos cambios de conciencia, sino que es posible la transformación cuando se despierta la curiosidad por ser más humano/a.

Hoy, aquí, ahora, ya son momentos idóneos para comenzar a transformar la preocupación en ocupación, la culpabilidad y el victimismo en responsabilidad, e ir despertando la grandeza personal que siempre depende de uno mismo/a, de su momento y de su capacidad de visión.

 

DÓNDE

Es en el interior de uno/a mismo/a donde se debe de experimentar la decisión, con la constancia, autodisciplina, paciencia y afán de superación necesarios para profundizar en lo humano de sí mismo/a.

Para ello es necesario el conocimiento teórico pero no es suficiente. Más allá del mero conocimiento, se necesita profundizar, practicar y experimentar en uno/a mismo/a para que se produzca un desarrollo cada vez más elevado.

En adentra somos conscientes que la acción de ayudar a descubrir el interior de las personas, es un reto mucho más grande que acusar y juzgar.

Ser coherentes con nuestros valores y principios más elevados exige estar atentos/as y conscientes en todo momento. Ello supone actuar desde nuestro interior, viviendo en el presente y creando un modo de vida en el cual se instale la actitud para la práctica de actuar conscientemente, una vez que entendamos que para desarrollarnos interiormente no hay que hacer demasiado a favor, sino nada en contra.